Sanciones y Autorizaciones Administrativas y Fiscales

Para realizar determinados actos tanto empresariales como particulares suele ser necesario contar con una Autorización o Concesión por parte de una Administración Pública (Ayuntamiento, Comunidad Autónoma, Estado etc). Sin lugar a dudas, la manera más efectiva de solicitarlas es a través del asesoramiento y la redacción profesional de un escrito que cumpla cabalmente con los requisitos que exige la Administración y que a la vez contenga una sólida argumentación jurídica que permita, en caso de una denegación, recurrir la solicitud.
 

A veces, la Administración incumple su deber de responder a los escritos y solicitudes presentadas por los ciudadanos, haciendo necesaria o bien la interposición de un recurso administrativo o bien solicitando que se conceda lo solicitado ante la ausencia de una respuesta expresa por parte de la Administración (supuestos de silencio administrativo).
 

Por otro lado, las sanciones administrativas (como las multas) suelen ser injustas por estar separadas de lo que realmente ha sucedido o bien por contener errores en el cálculo que las determina, o en su forma de notificación, sin embargo, si no son recurridas a tiempo la Administración las podrá ejecutar.

Tanto si usted decide pagar como si está pensando en recurrir o impugnar una multa o sanción administrativa, lo mejor es consultarlo previamente con su Abogado de confianza.